Cerrar Menú
Noticias

Señales de nueva vida en Itata tras los devastadores incendios e inundaciones

Tras los incendios forestales que se propagaron por la región chilena de Itata en febrero, hay signos "milagrosos" de esperanza en los viñedos, según revela db en exclusiva.

En febrero de este año, una de las regiones vitivinícolas más antiguas de Chile quedó tambaleante tras los incendios que arrasaron los viñedos de Itata.

Más de 3.000 personas fueron evacuadas de sus hogares y muchos productores de Itata, conocidos por sus plantaciones de tamaño modesto de alrededor de una hectárea cada una, pero que contaban con preciosas vides viejas en vaso de más de 150 años, vieron sus viñedos completamente aniquilados. En total, se estima que se quemaron 150.000 hectáreas.

Alejandro Galaz, enólogo de Ventisquero, habló ayer en exclusiva para el sector de las bebidas en un acto celebrado en Londres y afirmó que la región ha dado señales de vida prometedoras en el último mes.

"Alguien me envió una foto de plantas ennegrecidas, quemadas, pero con pequeños brotes verdes brotando", dijo.

Galaz calcula que alrededor del 30% de las viñas de Itata quedaron destruidas por los incendios, y aún más dañadas cuando las lluvias inundaron la región en junio.

Ventisquero compra uvas a Itata desde hace unos 12 años, pagando una prima por sus excepcionales bayas, que atraen a productores de todos los rincones de Chile.

"Cuando llegamos a Itata, ofrecimos a los viticultores el doble del precio que recibían por sus uvas", explica Galaz a db. "Luego les ofrecimos pagarles el triple si seguían con nosotros un año más. Al año siguiente, pagábamos cuatro veces más que el precio original por un kilo de uva".

Ventisquero utiliza las uvas que compra a los viticultores de Itata para elaborar un coupage País/Moscatel fermentado en frío y un Cinsault.

"Llamamos a Itata el 'Parque Jurásico de Chile' debido a todos los diferentes tipos de piedras en los suelos", dijo Galaz.

Explica que, aunque los incendios forestales no afectaron al viñedo del viticultor Itata al que compra, la contaminación por humo sigue siendo un problema en la región.

"La mitad de las uvas del viticultor llegaron a nosotros y la otra mitad se quedó en Itata para que el viticultor elaborara su propio vino. Cuando los vinos están fermentando son muy sensibles a lo que ocurre en el aire exterior y, por desgracia, las uvas que se quedaron en Itata se vieron afectadas por el humo. Las que nos llegaron estaban bien".

Galaz estuvo en Londres para mostrar los últimos vinos experimentales de Ventisquero, que ha estado elaborando expresiones nacidas de climas y terruños extremos como el desierto de Atacama, donde las temperaturas alcanzan con frecuencia los 44 grados, y la Patagonia, donde las vides son azotadas por vientos feroces.

Entre los vinos degustados se encontraba la primera añada de dos expresiones diferentes del viñedo "Chile Chico" del productor en la Patagonia: un Sauvignon Blanc y un Chardonnay. Chile Chico es el viñedo más meridional del mundo, situado unos 180 km más al sur que su vecino más próximo.

Parece que estás en Asia, ¿te gustaría ser redirigido a la edición de Drinks Business Asia edition?

Sí, llévame a la edición de Asia No