Cerrar Menú
Noticias

Primera NFT de una bodega latinoamericana lanzada por la chilena VIK

Tras lanzar su vino más icónico, VIK, en La Place de Bordeaux el pasado mes de marzo, Viña VIK ofrece ahora una edición limitada de 50 doble-magnum de la muy valorada añada 2018 como NFT.

VIK se ha convertido en la primera bodega de América Latina en lanzar un Token No Fungible o NFT.

Al comprar el NFT, el propietario puede intercambiar su activo digital o canjearlo para recoger el artículo físico: el doble magnum de VIK 2018. Una de las ventajas de las NFT de vino es la trazabilidad que ofrece el token digital único, que permite al comprador saber exactamente dónde está su vino en todo momento.

Cada NFT tiene una firma única que demuestra su autenticidad, lo que aumenta su atractivo en el mercado de bienes con alto valor de colección, como el del vino fino.

Los compradores reciben un token digital único, que es la prueba de que son propietarios del producto y les garantiza que no puede falsificarse ni manipularse de otro modo.

Los magnum dobles se guardarán en la bodega del viñedo bajo la atenta mirada del enólogo jefe de VIK, Cristian Vallejo. Esto significa que recibirán todos los cuidados que requiere su guarda hasta que el comprador decida recogerlos, en cualquier momento a partir de la compra.

El vino elegido es la edición 2018 de VIK, muy bien valorada.

Dada su exclusividad, esta Edición Limitada VIK 2018 se comercializará únicamente en un formato NFT disponible directamente desde la plataforma digital de VIK y para quienes visiten la bodega Millahue del productor.

No se podrá comprar en ninguna tienda. El coste de cada NFT será de 750 MATIC (unas 366 £ al cambio actual).

Colin Hay tuvo la suerte de catar el vino. Su nota de cata aparece a continuación, junto a la del 2019 (lanzado a través de La Place en marzo).

Notas de cata

VIK 2018 (Valle del Cachapoal, Chile; 75% Cabernet Sauvignon; 25% Cabernet Franc; envejecido durante 20 meses en barricas de roble francés y durante 6 meses en barricas de Barroir; 14,5% de alcohol).

Un poco más de un vin de garde que el 2019, aunque muy accesible ya, esto se beneficiará mucho de estar en un formato más grande, como un doble magnum. Es precioso. Inmediatamente expresivo aromáticamente con una deliciosa combinación de hierbas silvestres, pétalos aplastados y notas picantes más ricas y profundas que acentúan la fruta roja de hueso. Hay un poco de tapenade, un soplo de humo de leña y un toque de clavo, canela y vaina de vainilla. Los taninos están muy afinados, lo que le confiere una sutil elegancia en el paladar, disimulando muy bien su considerable potencia y potencial de envejecimiento. Largo y sabroso al final, es realmente excelente. 97.

VIK 2019; 23% Cabernet Franc; envejecido durante 20 meses en barricas de roble francés y durante 6 meses en barricas de Barroir; 14,5% de alcohol).

Límpido, bastante viscoso e impresionantemente translúcido en la copa, en nariz se muestra inmediatamente elevado y bastante aéreo, con un atractivo elemento floral y herbáceo, luego tabaco, tapenade, especias dulces para hornear y un toque de vaina de vainilla que acompaña a las frutas negras de hueso, sultana e higo. Esbelto en el ataque, con taninos de grano fino que van ganando presencia en boca y perfilando su impresionante estructura. El frescor del eucalipto y el mentol se combinan con la mineralidad salina en el largo final. El roble necesita tiempo para incorporarse, pero la calidad de los taninos y los elementos que lo componen son impresionantes. 95.

Parece que estás en Asia, ¿te gustaría ser redirigido a la edición de Drinks Business Asia edition?

Sí, llévame a la edición de Asia No