Cerrar Menú
Noticias

Las acciones del gran grupo australiano de casinos alcanzan un mínimo histórico

Las marcas de bebidas que abastecen a los casinos de Nueva Gales del Sur se estremecerán después de que las acciones de Star Entertainment Group cayeran un 22% tras una propuesta de subida de impuestos.

Ya sea en el póquer, el blackjack o probando suerte en las máquinas tragaperras, disfrutar de una bebida es algo que muchos asociamos con una visita a un casino. Sin embargo, una nueva reforma fiscal propuesta podría afectar gravemente a los márgenes de beneficio de uno de los mayores grupos de casinos de Australia, lo que podría repercutir en lo que se ofrece detrás de la barra y en su precio.

La australiana Star Entertainment Group ha advertido de un "cargo por deterioro" de hasta 1.600 millones de dólares australianos en sus beneficios del primer semestre. La escandalosa cifra se produce a raíz de una propuesta de subida de impuestos a los casinos en Nueva Gales del Sur, que ha hecho caer en picado las acciones de la empresa hasta un mínimo histórico. Las acciones del segundo operador de casinos del país cayeron un 21,9%, hasta un mínimo histórico de 1,465 dólares australianos.

Si el cambio entra en vigor, el dinero recaudado por el aumento de impuestos sugerido podría destinarse a ayudar a las comunidades afectadas por los incendios forestales y las inundaciones, según han sugerido funcionarios del gobierno de Nueva Gales del Sur.

La propuesta de reforma fiscal se anunció en diciembre y es probable que entre en vigor a partir de julio de 2023. Star Entertainment ha advertido de que, dado que sus operaciones en Sídney, una de las mayores ciudades de Australia y capital de Nueva Gales del Sur, representaban la mitad de los ingresos del grupo en 2021, la rentabilidad de la empresa se vería seriamente amenazada.

Según MarketWatch, Star tiene la intención de revisar urgentemente su modelo operativo y la rama Sydney del negocio, si la propuesta sigue adelante.

La empresa también ha declarado que incurrirá en unos costes de reparación de 20 millones de dólares australianos en los seis meses hasta finales de diciembre, al intentar mejorar los procedimientos de cumplimiento. Esto último responde a la vista del grupo ante el tribunal federal tras ser acusado de incumplimiento sistémico de las leyes contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

El grupo de casinos, que cuenta con unos 8.000 empleados, registró una pérdida neta anual en agosto y el valor de sus acciones se redujo en más de la mitad el año pasado.

Si la empresa no consigue mantenerse a flote, las compañías de bebidas podrían perder a uno de sus principales clientes a finales de año.

 

 

Parece que estás en Asia, ¿te gustaría ser redirigido a la edición de Drinks Business Asia edition?

Sí, llévame a la edición de Asia No