Cerrar Menú
Noticias

El Comité Champagne revela sus planes para los próximos 10 años

El organismo del champán ha trazado sus planes de inversión para la próxima década, que incluyen destinar 10 millones de euros más a I+D.

Los copresidentes Maxime Toubart y David Chatillon esbozaron el proyecto del Comité Champagne para los próximos diez años durante un acto celebrado esta semana en Wine Paris & Vinexpo Paris.

Tras el anuncio de que el Champagne siguió creciendo el año pasado, con 326 millones de botellas expedidas en 2022 (+1,6% en comparación con 2021), llegaron los ambiciosos planes del Comité para el futuro.

En el orden del día figura la puesta en marcha de un nuevo centro puntero de investigación, innovación y desarrollo, que se espera abra sus puertas en 2025. Las instalaciones aumentarán en un 40% el tamaño del actual laboratorio de la denominación e incluirán una sala de fermentación y una bodega experimental más grandes, además de duplicar el tamaño de su sala de catas.

Al explicar la lógica de esta decisión, el Comité Champagne afirmó que "la investigación varietal es una herramienta sólida para adaptarse al cambio climático", además de ser una respuesta a "las expectativas de la sociedad en cuanto a la reducción de los productos fitofarmacéuticos".

Por ello, el Comité aumentará su presupuesto anual en 10 millones de euros (8,9 millones de libras) adicionales durante los próximos cinco años, que se invertirán en investigación y desarrollo, y sostenibilidad. Entre los trabajos que se llevarán a cabo figuran: la investigación de nuevas técnicas para combatir diversas formas de declive en el viñedo, la definición de nuevos protocolos de mantenimiento del suelo y la aplicación de nuevas estrategias enológicas para anticiparse a los efectos del cambio climático.

En 2003, Champagne se convirtió en la primera región vinícola del mundo en realizar una evaluación de la huella de carbono, y la denominación tiene previsto acelerar su plan para ayudar a alcanzar su objetivo de carbono neto cero en 2050. Parte de la estrategia incluye reducir significativamente sus emisiones, desarrollar sumideros de carbono y, "como último recurso", compensar las emisiones inevitables", afirma el Comité.

Hasta la fecha, la denominación ya ha conseguido reciclar el 90% de los residuos industriales y el 100% del agua utilizada. También ha reducido su huella de carbono en un 20% por botella (con el objetivo de reducirla en un 75% para 2050).

"No se trata sólo de responder a las cambiantes demandas de los consumidores, sino de garantizar la productividad y sostenibilidad de los viñedos de Champagne, diseñar y promover una viticultura en equilibrio con el ecosistema y producir una cantidad suficiente de uvas de calidad", dijo Toubart. "Este es el objetivo de nuestro plan sectorial y el rumbo que nos estamos marcando".

Toubart y Chatillon detallaron además que defender la denominación y la reputación de Champagne sigue siendo una "enorme prioridad". Se comprometieron a luchar contra el "continuo y creciente uso indebido de la denominación, y a desarrollar nuevos soportes y tecnologías para combatirlo."

La educación sobre el champán es también una parte importante del plan para los próximos diez años, con el objetivo de que el Comité Champagne sea reconocido como "la puerta de entrada y el actor clave en la formación y educación sobre el champán". Actualmente hay oficinas de Champagne en diez de sus principales mercados de exportación.

 

 

 

Parece que estás en Asia, ¿te gustaría ser redirigido a la edición de Drinks Business Asia edition?

Sí, llévame a la edición de Asia No